Potaje De Semana Santa Manchego

Las recetas indican los pasos para su elaboración sin imágenes que muestren el resultado final. Una vez tengamos las pelluelas listas, probaremos el potaje, rectificaremos de sal y pimienta, y ahora vamos a poder ser útil. Servir un poco de potaje, en un plato hondo (que el caldito está muy rico) y poner encima un par de pelluelas. Al paso que el sofrito se hace partimos a pedacitos el bacalao y le damos un hervor en agua para que suelte la sal. Lo mucho más visto es prepararlo con espinacas, pero en esos tiempos, donde se elaboraban estos guisos, no en todos los casos había.

Incorporamos los garbanzos cocidos y dejamos que cuezan durante un minuto. Si usáis garbanzos secos, tendréis que dejarlos en remojo una noche y cocerlos dos horas a fuego lento o 18 minutos en cazuela rápida. Después se utilizan tal como acabamos de indicar. Cocer los huevos en agua abundante a lo largo de diez a 12 minutos.

Le pediremos al pescadero/a que nos retire la piel, puesto que en este plato solo vamos a usar la parte carnosa de este pescado. El día previo ponemos los garbanzos en agua tibia con una cucharadita de sal y los dejamos en remojo durante la noche, normalmente 12 horas. Pela los tomates, corta, ponlos en un vaso batidor, tritúralos con una batidora eléctrica y vierte el resultado a la cazuela.

Potaje De Garbanzos Manchego

Lo agregamos a la olla instantaneamente antes de ser útil en la mesa. Y a disfrutar de este exquisito plato de cuchara que sienta espectacular, aun en días que no lleve a cabo tanto frío. Cuando comience a coger temperatura, volcamos el sofrito y removemos bien.

Recortar las tajadas de bacalao o si deseáis hacerlo con bacalao fresco, recordad que aún es temporada del bacalao skrei. Para esta receta yo quiero cortar tiras alargadas y finas del lomo del bacalao para repartirlas mejor. Cortar las espinacas en trozos pequeños. Hacer un sofrito con cebolla y pimiento verde. Añadir un puerro picado y dejar pochar a lo largo de diez minutos.

potaje de semana santa manchego

Pasamos el caldo colado a otra cazuela al lado de los garbanzos . Añadimos la cebolla y seguimos sofriendo. En el momento en que esté pochada, apagamos el fuego y dejamos atemperar un poco el aceite. Agregamos una cucharada de postre de pimentón de la Vera y removemos bien para que se integre perfectamente con el sofrito. Cuece los otros 2 huevos en una cazuela con agua durante diez minutos. Sirve el potaje y adorna los platos con los gajos de huevo y unas hojas de perejil.

Potaje De Cuaresma

Hice este potaje frecuentemente pero jamás me quedó tan bueno como con tu receta. El bacalao fue un ingrediente lógico para este potaje. En tanto que era el pescado que mucho más abundaba en las zonas de interior, lejanas a la costa. Siempre y en todo momento se encontraba libre bacalao en salazón de buena calidad, en cualquier época del año. Igual recomendación con las espinacas, mejor frescas que congeladas o enlatadas.

Fríelas a fuego medio en una sartén con abundante aceite. En este momento agregamos el tomate troceado al sofrito. El tomate comenzará a perder agua, agregamos ahora el pimentón dulce. Pochamos y añadimos una medida pequeña de agua de la cocción de los garbanzos ( de esta manera el pimentón no se quemará). Agregamos a los garbanzos y ponemos punto de sal.

Coca De Verduras, Una Comida Fácil Y Rapidísima Para Toda La Familia

El potaje de cuaresma se encuentra dentro de los platos mucho más completados por los españoles en las datas de Cuaresma / Semana Santa. Es muy clásico tomarlo el Viernes Santurrón, y no hay restaurante o casa que no lo prepare cuando menos una vez a lo largo de estos días. El plato posee un prominente valor biológico, lleno de nutrientes y con abundancia en vitaminas y sales minerales y es desde luego una delicia para el paladar. Si te ha dado gusto esta receta y quieres realizar un postre tradicional de Semana Santa, no puedes perderte las clásicas torrijas. En mi tierra se hace muchísimo y, el que no la guarde, es un plato súper terminado a nivel de buenos alimentos ricos en nutrientes.

Pero es tradición y gastronomía prepararlo en Semana Santa, los viernes de Cuaresma. Ser útil algo de potaje, en un plato hondo (que el caldito está riquísimo) y poner encima bastantes pelluelas. El resto, tanto del potaje como de las pelluelas, servirlo a parte, por el hecho de que seguro que repetiréis. En Varomeando hallarás la forma de llevar a cabo, cocinar y preparar recetas con la ayuda de tu Thermomix.

Ya que ahora están cocidos y se pueden quedar muy blandos. Quisiese que te complazca, es uno de mis potajes favoritos. Si les agrada esta receta no dejéis de acompañarla con algo dulce, podéis saber nuestro particular de postres y dulces de Semana Santa y Pascua. No les perdáis el pasito a pasito de este potaje de vigilia en el próximo álbum. Triturar el sofrito con la batidora y dejarlo fino, retornándolo a la cazuela. En el momento en que vuelva a hervir, agregamos las espinacas y el bacalao, dejando que todo hierva a lo largo de unos cinco minutos.