Patatas Asadas Al Horno Con Queso

Saca las patatas del horno, quita el papel de aluminio y córtalas por la mitad longitudinalmente. Con la ayuda de una cuchara quita la patata cocida y viértela en el bol anterior. Añade asimismo la nata líquida, el queso rallado y el cebollino cortado. Las patatas asadas rellenas de tocino y queso están deliciosas.

patatas asadas al horno con queso

Cuando vi esta receta, me llamó la atención el curioso proceso de elaboración de estas patatas. Se hacen con una doble cocción, como mis patatas al estragón para guarnición de carne, pero en lugar de cocerlas y después freírlas, aquí se cuecen de forma particular y después se rematan en el horno. Poner la leche evaporada en un cacito, calentar a fuego despacio y mezclar con la 1/2 del queso rallado hasta que se funda. Fuera del fuego añadir mantequilla, la pulpa de patata reservada y yema de huevo.

Siguiente Receta

Estas patatas con su costra llena de gusto gustan a enormes y pequeños y son perfectas tanto para acompañar platos de carne de ternera, cerdo o pollo, para servir de temtempié con una salsa tártara o algún otro dip fresco. Hacedme caso y no dejéis de probarlas pues la familia os lo va a agradecer de verdad. Son impresionantemente crocantes por fuera y cremosas por la parte interior merced a un particular proceso de elaboración.

Una vez asadas, rociamos con queso rallado la superficie y las volvemos a meter al horno hasta el momento en que el queso se funda y se dore un poco, más o menos unos cinco minutos. Estas ricas Patatas al horno con Queso Emmental son especiales para acompañar al lado de una aceptable carne o pescado, no son muy afanosas de cocinar, es una receta de tapas fácil con un rico toque que les va a dar el horneado del queso. Para gozar de unas riquísimas patatas asadas rellenas de tocino y queso lo primero que debemos llevar a cabo es lavar bien las patatas. Agrega abundante aceite de oliva, sal, pimienta y el chili o guindilla fría, tal como se expone en las imágenes.

Patatas Con Salsa De Queso Cheddar

Una vez bien limpias, las envolvemos en papel de aluminio y las llevamos al horno a lo largo de 1 hora. Mientras se excita, lavamos las patatas y utilizando mientras que todavía estén húmedas las sazonamos con sal y pimienta y las envolvemos en papel de aluminio. No dejéis de ofrecer la vuelta a las patatas frecuentemente o se os pegarán y el queso se quemará dejando un gusto amargo. Completar nuevamente las patatas, repartir el resto de queso rallado por arriba y dejar unos min en el horno hasta que se doren. Meternos las patatas al horno, a media altura, y las asamos a lo largo de 30 minutos.

Mezclamos todos y cada uno de los ingredientes del relleno y los ponemos en las patatas vaciadas. Vertemos sobre el relleno 1 cucharada de nata para cocinar. Vaciamos las patatas con el apoyo de una cuchara y depositamos la pulpa en un bol. Vamos a tener cuidado de no llegar muy cerca de la piel para no romperlas. En Directo al Paladar nos chiflan estas fiestas y tenemos una cantidad enorme de recetas para que aciertes seguro en tus comidas de Navidad.

Recetas Mucho Más Populares

Son fáciles y rápidas de realizar, y tienen la ventaja de que gustan a toda la familia. Además, usan ingredientes fáciles de localizar y resultan perfectas como aperitivo, guarnición o para una comida riquísima, acompañadas de una ensalada. Patatas asadas al horno con salsa de queso son muy fáciles y rápidas de preparar, ya que la cocción en el horno se encargará de la mayor parte del trabajo. Estas patatas plus crujientes con queso parmesano son la guarnición idónea para cualquier asado de carne, así sea pollo o pavo, asado de ternera o una pieza de cerdo. Están tan ricas que probablemente le quitarán algo de protagonismo al plato principal, ahora lo vais a ver.

Soy mucho más de dulce, pero no le hago remilgos a un óptimo salado. He trabajado con múltiples fabricantes gastronómicas haciendo el recetario para sus productos. En esta época del año, pasamos más tiempo pensando el plato principal del menú que vamos a ofrecer a la familia y en el momento en que llega el instante, nos solemos dar cuenta de que se nos ha olvidado el acompañamiento de ese plato. De ahí que os sugerimos que hagáis estas patatas asadas extracrujientes con queso parmesano, con las que tenéis el éxito asegurado.

Lavamos realmente bien las patatas, salpimentamos, pinchamos un tanto con la punta de un cuchillo y las ponemos en el horno 40 minutos a 200°. Después, las pinchamos con un tenedor en múltiples lugares y las metemos al horno, a 200º C., por 40 minutos. Para tenerlo listo cuando llegue el instante, precalentamos el horno a 200° C. Patata especial para asar y córtalas en tamaños similares a fin de que la cocción sea traje y no se pasen unas más que otras. Una vez asadas, hacemos un corte a las patatas de forma que saquemos una tapa de ellas para poder completar la mitad mayor de la patata. Contiene todas y cada una de las propiedades de la leche, con mayor concentración de nutrientes.

Disponemos en una fuente capaz para horno las patatas con la parte cortada hacia arriba, les ponemos sal y un chorrito de aceite de oliva. Las metemos en el horno durante 40 minutos, en el momento en que lleven unos veinte minutos, volvemos a rociar con un poquito de aceite de oliva. Una vez asadas, vamos a poner en su interior unos cristales de sal, un óptimo pegote de crème frâiche y algo de cebollino picado a fin de que queden con un toque refrescante dentro suyo. Lo destacado es asarlas utilizando cuando estemos cocinando algún asado para explotar la energía y de paso cocinar al unísono la carne y la guarnición. Si estas buscando ideas para Nochebuena, Navidad y Nochevieja, aquí tienes recetas desde temtempiés hasta postres, pasando por entrantes, cremas, sopas, carnes pescados y guarniciones.

Recetas De Navidad – Aprieta Aquí

Siempre y en todo momento volvemos a ellas aunque también nos agraden las patatas asadas en Crock Pot o fritas al estilo tradicional. Tras cocer las patatas unos diez minutos desde el momento en que recobran la ebullición las escurrimos y desechamos el atadillo. En un bol mezclamos mantequilla derretida con queso parmesano hasta conseguir una pomada. Después metemos dentro las patatas y removemos con cuidado a fin de que se cubran con ese mejunje. Mientras, precalentamos el horno, las extendemos en una bandeja de hornear forrada con papel sulfurizado y añadimos un poco mucho más de parmesano recién rallado para hallar un resultado aún más crujiente.